<

12.10.05

Penitencia

Pago penitencia cumprindo unha promesa de intercambio de filmes e acudo a ver a película do ano, cuns títulos de crédito nos que aparece ben clara a subvención do Ministerio de Cultura, seguramente en aplicación da tan ibérica política de café para todos. Carente de orixinalidade, pero a data non podía estar mellor escollida. Con todo, é sempre interesante o experimento sociolóxico de observar as inquietantes mandas de ñus, que agora berran baixo a miña fiestra, non creo que por orgullo de teren DNI español. Sigo sen ter ningún veciño xeneroso con Wi-Fi. Próeme moito o dedo e vexo de botarlle a pomada para tentar calmalo; pausa. Íspome e métome na cama.

No día seguinte, cando me conecto para enviar este post, vexo noticias que me revolven o estómago. Tamén leo no País sobre Günter Brus, do Actuacionismo vienés.


Las filmaciones de algunas acciones de Brus no son fáciles de mirar. Incluso hoy, cuando ya nos hemos acostumbrado en la realidad y en el arte (de Jordi Benito a La Fura) a ver imágenes fuertes de sangre y sexo, las fotografías y filmes del que para muchos fue el auténtico fundador del body art consiguen impresionar, sobre todo las que realizó a finales de la década de los sesenta cuando se cortaba en brazos y piernas, se cosía la herida en vivo o también cuando orinaba o defecaba en público y se revolvía en sus excrementos. Plantean casi las mismas preguntas sobre el arte y la realidad que entonces.


Inspírame un sorriso en tal día coma hoxe saber que

"La sociedad ha cambiado gracias en parte a nuestras actividades, no sólo la mía que es una pequeña aportación, sino a la de muchos otros artistas", explicó ayer Günter Brus en la presentación de la exposición, a la que acudió junto a su esposa, Anna, protagonista de alguna de sus primeras acciones. Fue ella, al parecer, la que le planteó el ultimátum que le animó a dejar las acciones (una de ellas, realizada en 1968 en la Universidad de Viena y durante la cual se masturbó cantando el himno nacional austriaco le costó meses de cárcel).